Retina

Servicios

Es la enfermedad que causa visión borrosa y ceguera debido a microhemorragias, depósitos de lípidos y proteínas en la retina.

La diabetes es la causa de esta enfermedad. Con el tiempo, la diabetes hace que los vasos sanguíneos se debiliten en todo el cuerpo incluyendo los ojos y dejan salir líquido, luego empiezan a salir nuevos vasos distorsionados que sangran, y a su vez causan pérdida de la visión, con el tiempo el sangrado causa desprendimiento de retina y ceguera.

La retinopatía diabética puede empeorar cuando se combina el embarazo, presión arterial elevada y el fumar. Por lo tanto, glaucoma en sangre mayor de 130 mg/dl pone en riesgo su visión.

El control adecuado de la glucosa es el primer paso en el tratamiento.

Usted puede tener retinopatía diabética sin saberlo. Generalmente no hay dolor ni señales externas. Si la retinopatía diabética avanza sin tratamiento, a usted le puede disminuir la visión de manera importante y rápida y llevarlo a la ceguera en poco tiempo. Solamente su médico oftalmólogo está capacitado para determinar mediante un examen oftalmológico si uted presenta esta enfermedad.

  • Acudir con su internista o diabetólogo.
  • Cuide su dieta: consuma fibra, cereales, frutas y verduras. Disminuya o elimine de su dieta la carne de puerco, res o pollo, no cocine con grasas de puerco o de res.
  • Haga ejercicio con regularidad.
  • Tome su medicamento tal y como se lo recetaron.
  • Mida su nivel de glucosa con la frecuencia que su médico le haya sugerido.
  • Visite a su médico oftalmólogo por lo menos una vez al año, si el paciente tiene un familiar diabético o si es mayor de 35 años.

1 Fotocoagulación o Láser Argón

Es el tratamiento que ayuda a detener hemorragias en la retina, permitiendo que no avance la enfermedad.

El láser no mejora el daño ya causado, pero sin él, la persona queda ciega.

Los medicamentos nuevos para inyección en el vítreo ayudan grandemente en el tratamiento.

2 Cirugía llamada Vitrectomía

Tratamiento indicado en caso de que se presente una retina más dañada con sangrados y derrames internos o con desprendimiento de retina causado por retinopatía diabética.

Ayuda a extraer la sangre que pueda haber en la parte posterior del ojo y aplicar la retina.